La rivera de oro

La rivera de oro

de la serie Malecón

«MALECÓN»

El más entrañable lugar de La Habana

A comienzos del siglo XX, esta franja de territorio habanero vio vestirse, con recatados trajes de baño, a nuestros abuelos, para refrescarse en los baños públicos en los días calurosos de nuestro verano.

En 1919 se inició la primera fase de su construcción, a partir del Castillo de la Punta y luego, en los años 50, llegaría hasta el túnel de la Quinta Avenida.

El Malecón es uno de los sitios más conocidos de Cuba y se ha convertido, con el tiempo, en zona de descanso, venta, recreación, amor y desamor, entrenamiento deportivo, estudio, festejos, práctica musical, trabajo o simplemente paseo.

Es, además, el lugar preferido por todos, los poetas, los amantes, los estudiantes, los niños, que con su correteo incansable intentan ablandar sus recios muros y aceras, los pescadores, que emulan en el arte de la pesca y en contar sus innumerables hazañas, los músicos, que lo mismo rascan una guitarra, tocan una tumbadora o desinflan sus pulmones en la desgastada boquilla de una trompeta, y los fotógrafos, que le han hecho miles de fotografías y aún buscan la perfecta.

Él es algo más que un simple muro de concreto que separa al mar de la ciudad. Es un símbolo. Quien viene a la Habana y no lo visita, simplemente, no ha venido; aún le falta por llegar a conocer el más entrañable rincón del habanero, El Malecón.

Inda.