Sin título

S/T

de la serie Gibara

«GIBARA»

Gibara y el tiempo detenido

Gibara es una ciudad marítima holguinera detenida (cambiar por un sinónimo para evitar la repetición de palabra: dilatada, estancada, paralizada, etc.,) en el tiempo. Dan fe de ello su ecléctica arquitectura, el mar que la consume y sus habitantes que, convenientemente, se ocultan para protegerse de un sol que parece eterno. Último recodo de los antiguos piratas del Caribe, Gibara esconde más de lo que enseña, y cada uno de sus espacios están llenos de magia.

El lente del fotógrafo nos transmite ese encanto. Botes, muelles, ventanas, arrecifes, el mar y las montañas lo dominan todo. Calles sin fin, superficies pobladas de botecitos, encuadres que fuerzan la perspectiva. El fotógrafo se obsesiona con todo lo que ve. El rústico acabado de sus edificios, los techos franceses, las canaletas y las dos torres hermanas de la iglesia –blanquísimas–son testigos silenciosos de un tiempo que no quiere correr.

Yailuma Vázquez.